Un fideicomiso se define como un contrato mediante el cual una persona física o moral, nacional o extranjera, afecta ciertos bienes o derechos para un fin lícito y determinado, para su beneficio propio o de un tercero, encomendando la realización de dicho fin a una institución fiduciaria.

Los bienes podrían ser inmuebles, recursos en efectivos, valores, derechos de pólizas de seguro, acciones, entre otros.

El fideicomiso no es una persona jurídica, pues se trata de un contrato, es decir, un acuerdo de voluntades, por lo que las responsabilidades recaen siempre sólo entre quienes lo celebran: fideicomitente, fideicomisario y fiduciario.

Fideicomitente:
persona física o moral que aporta el fideicomiso bienes o derechos de su propiedad, estableciendo condiciones de administración y distribución.

Fiduciario:
institución fiduciaria que recibe en propiedad fiduciaria dichos bienes o patrimonio fidecomitido, con la misión de cumplir las disposiciones establecidas por el fideocomitente (fines).

Fideocomisario:

persona física o moral, nacional o extranjera, que recibe el beneficio del fideicomiso, puede ser el propio fideicomitente o un tercero.

Artículo creado con información de bbva.mx.